Se supone que tengo que empezar con algo impactante, pero entre el puñetazo y el meteorito no me acabo de decidir.

¡Egun on, por la mañana! Aquí estamos, obligados por las circunstancias o porque nos sale de los mismísimos. La vida y las propias decisiones de uno me han traído a este mundo virtual de pecadores a montar el tenderete y algunas secciones más, para soltar el gas hirviente de mi caldera mental y tantas tontadas como se me ocurran para satisfacer a mi delicado ego, ego al que comienzo acariciando con suavidad comentándoos dos cositas.

 

En la sección “Discografía” no encontrareis a Gatillazo, tengo razones de peso (toneladas) para ello. Otra cuestión que me parece importante aclarar aquí, en mi página de los güevos, es sobre el tema de La Polla y sus conciertos aplazados y/o suspendidos. Ni La Polla ni yo vendemos entradas para esos conciertos. Vendemos nuestro cuerpo y nuestra alma inmortal a los mercaderes del rock si alguien quiere verlo así, pero jamás de los jamases nos hemos apropiado de la pasta de nadie aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid. No sé si me explico. Por supuesto que opinamos que el dinero de las entradas debe ser devuelto y que la gente que organiza festis tiene que tratar con el máximo respeto a quienes van a verlos, que son quienes nos dan de comer a todos; pero, que se nos llame ladrones, así, por la cara, empieza a ser un poco molesto, por no decir repugnante.

 

Besos, abrazos y todas esas mierdas.

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo